Entra a Espinoso, tu Portal de Nueva Conciencia espinoso banda p.gif (3792 bytes)

COACHING, MEJORANDO LO PERSONAL EN LA EMPRESA  

Vicente Verdú (*), José Pedro García (**) y CoachVille España (***)  

CoachinParaTi y CoachVilleSpain  

 

 

 

 

 
 

 

 
 

 

 
01.Don Shula y los Dolphins de Miami

La palabra significa entrenador, y de la misma manera que en occidente ha crecido la demanda de preparadores físicos individuales, ahora le llega el momento de entrenar al espíritu. Extrapolado del mundo del deporte, en Coaching se parte de la firme creencia de que la persona está sana y posee múltiples recursos. La misión del Coach es favorecer por tanto que la persona saque a la luz todo el potencial que lleva dentro, para alcanzar su objetivo en la vida. Es una orientación hacia la acción y hacia el futuro deseado. Thomas Leonard fue uno de los promotores que en los 90 más luchó por dar al coaching, además de reconocimiento, un sistema y una estructura. Creando, entre otras cosas, CoachVille,  la mayor comunidad de coaches del mundo.

 

Se encuentra usted harto de seguir indefinidamente estancado año tras año en los mismos problemas, sea con su pareja, con su empleo, con sus ingresos ¿Se siente hastiado de vivir desorganizado, abrumado, subestimado, desorientado? No es extraño. Su caso forma parte del estado general de la población. Pero, a la vez, ¿desea estrenar una nueva vida? Ya no hace falta esperar. Desde hace casi una década una legión de coachs, o ángeles de la guarda, está llenando el mundo. Comenzaron a crecer en Estados Unidos hace unos diez años y con el comienzo del milenio se encuentran extendiéndose por Europa.

HA LLEGADO EL COACHING (*)

La palabra significa entrenador, y de la misma manera que en la clase alta ha crecido mucho la demanda de preparadores individuales para realizar ejercicios físicos, ahora llega el momento de entrenar el espíritu. En principio, el coach puede parecerse a un director espiritual de otros tiempos, pero la diferencia es que el coach no regaña, no pone penitencias ni estimula los remordimientos. No promete además ninguna cosa que no se realice en esta vida y en beneficio general, sea profesional, económico o sexual del sujeto.

Cabe también la tentación de asimilar el coach a un psicólogo o un terapeuta, pero su labor es incomparablemente más práctica y breve. Su atención no se centra, de otro lado, en personas afectadas por graves problemas psicológicos, sino que, como dice la propaganda, se trata de ayudar a gente real con problemas reales y mediante soluciones reales. Todo normal.

La idea de la realidad, la normalidad, el pragmatismo y la eficiencia en unos días asocia estas ayudas psicológicas a las que se prestan en algunas grandes empresas a empleados con fatiga crónica, descensos de motivación, falta de iniciativas… descenso en fin de productividad. Compañías como Arthur Andersen, IBM, General Electric o Motorola, por ejemplo, emplean servicios de coaching regularmente. Personajes de la vida pública tan conocidos como Bill y Hillary Clinton, la actriz mexicana Salma Hayek o el tenista Agassi han recurrido alguna vez a esos servicios.

Un Escolta Para Cada Uno

El ejercicio del coaching, también llamado life coach, puesto que entrena para vivir, contó entre sus fundadores con Thomas Leonard, quien aseguraba que para dentro de cinco años cada uno de nosotros tendrá a su lado un coach, una suerte de escolta al que haremos partícipe de nuestras miserias y él las reprocesará para hacernos grandes.

Las personas que solicitan un coach, dice Leonard, están razonablemente ajustadas emocionalmente, tienen familias felices y pueden ser incluso trabajadores de éxito. No necesitan terapeutas ni psiquiatras. Lo que les hace falta es una suerte de alter ego objetivo que escuche lo que le cuenten, ayude a ordenar las prioridades y actúe como un buen guía en las elecciones que se escojan. Se trata, en fin, de agregar un puntal a la personalidad o compactar el yo en un tiempo en que es fácil la disolución o las disgregaciones.

El negocio de los coach empezó con la demanda de los yuppies y ahora se extiende hasta las amas de casa, los dentistas o los periodistas. Entre las tareas más comunes que desarrolla este nuevo profesional -unos 8.000 actualmente en Estados Unidos y varios cientos en Europa- se encuentra la de mejorar destrezas en la comunicación social, devolver el espíritu de competencia o de lucha, ordenar horarios y dedicaciones, potenciar la ideación, clarificar la mente, devolver la serenidad, corregir conductas o pensamientos negativos, etcétera. El coach, siempre cerca, es como un especialista amigo íntimo. Sólo hay que pagarle la sesión.

Se puede pedir su apoyo directamente en sesiones de 45 minutos o también a través de Internet, con lo cual se gana confortabilidad, se ahorra tiempo y dinero en el transporte, se eliminan las dudas sobre qué me pongo para salir. Las sesiones pueden ser, a la vez, mediante el teléfono, y un lote de cuatro conversaciones de 45 minutos, a razón de una por semana, cuesta 200 dólares.

75 Dólares Al Mes Por Internet

Luego se puede acudir a Internet para aclarar dudas u obtener un consejo de urgencia, todo ello sin limitación temporal. Sólo si se escoge en exclusiva la comunicación por Internet la tarifa es de 75 dólares mensuales. Libros complementarios para progresar mejor son facilitados por las distintas compañías que desde hace poco proliferan en la Red.

A la consulta en Google, por ejemplo, del término life coach, el buscador responde ahora con un total de 1.390.000 entradas. No se trata por tanto de un fenómeno tan extraño como parece en España, a pesar de existir la web OlaCoach en idioma español.

Pero, ¿se puede, de verdad, confiar en un coach? El coach no posee más título que el expedido por las escuelas de coaching. Algunos pueden ser psicólogos, pero no es un requisito. Se forman como monitores del espíritu con un currículo que se parece al de los socorristas y no llega al nivel de un fisioterapeuta.

Existen, con todo, cada vez más escuelas y hasta seudouniversidades, como la Coach University, del mismo Thomas Leonard, o la organización titulada CoachVille, que asegura ser la mayor del mundo, con 9.000 miembros en 70 países. ¿Una revolución, pues, en el trato psicológico de la personalidad posmoderna? ¿Un barato sistema de urgencias para no ser infeliz? ¿Un equipo mecánico en boxes para no dejar de correr y correr?

COACHING, EL MEJORAMIENTO PERSONAL EN LA EMPRESA (**)

Aunque haya sido definido por este término anglosajón, cuyo equivalente en castellano es entrenamiento, el origen del coaching se pierde en la noche de los tiempos. Pero ha sido a partir de los últimos años del siglo pasado, cuando ha renacido con fuerza, y además, sigue creciendo.  

Precedentes 

El Coaching puede entenderse como un sistema que busca liberar el potencial que todos llevamos dentro a través de un proceso de acompañamiento, donde el facilitador o coach apoya a la persona o coachee que lo requiere y actúa de puente entre su vida actual y su vida deseada, llevándole a través del autoconocimiento y la acción.

Tiene su referente más lejano conocido en Sócrates y la Mayeútica, que significa la partera, el que ayudar a dar a luz. Esto implica que Sócrates (que no escribió una palabra en su vida, por cierto), ayudaba a otros a que alumbraran su propia luz, sus conclusiones y verdades a través del arte de hacer preguntas.

En EEUU empezó en el deporte, con Timothy Gallwey o Ken Blanchard, quienes descubrieron que el principal enemigo del deportistas era su propia mente. Empezaron a trabajar en esta línea, y observaron resultados increíbles. Uno de los coaches más famosos en que se fijaron fue Don Shula, quien fuera entrenador durante 22 años del equipo de la liga de fútbol americano los Dolphins, de Miami, llevándolos a las finales de la famosa SuperBowl americano durante cinco temporadas. Don Shula ha sido uno de los exponente del coaching en los Estados Unidos, coach de coaches.

Los pensadores de las ciencias de la administración de empresas comienzan entonces a interesarse por el tema del coaching, a darle forma conceptual e integral. El modelo se exportó a Gran Bretaña, donde John Whitmore lo adaptó al mundo de la empresa, y de ésta pasó a la esfera personal.

A su vez, el principal impulsor del coaching en EEUU tal como hoy lo entendemos fue Thomas Leonard, fallecido recientemente, quien ha sido la persona que más ha luchado por dar al coaching, demás de reconocimiento, un sistema y una estructura. Creó a tal efecto la ICF (Internacional Coaching Asociation), la IAC (Internacional Association of Coaches) y Coachville,  la mayor comunidad de coaches del mundo.

El coaching supone un cambio importante en la actitud y cultura de trabajo. La contractualidad laboral casi desaparece para convertirse en una relación de asociados (empresa- empleados) en donde lo que cuenta es el crecimiento mutuo, el desarrollo y el aprendizaje común.

Parece ser que el coaching ha llegado para quedarse, y en España cada vez es más demandado. Al fin y al cabo, en los tiempos que vivimos, ¿A quien no nos ha hecho falta alguna vez alguien que nos escuche, nos entienda y nos apoye para encontrar la vida que uno desea?

Y es que, fundamentalmente, un coach aporta un esclarecimiento de nuestros objetivos vitales así como nos facilita tomar conciencia de nuestro potencial y posibilidades. En concreto:

 

- Una visión externa de tus circunstancias, más neutral y objetiva habitualmente.

 

- La posibilidad de hacerte percibir nuevas opciones y puntos de vista válidos.

 

- Una persona genuinamente interesada en que alcances el objetivo que te marques.

 

- Alguien congruente y honesto en el proceso de tu acompañamiento, capaz de hacerte sentirte escuchado y comprendido.

 

- Una persona que te va a apoyar y escuchar como te mereces.

 

- Dirección y sentido a tu esfuerzo. Una planificación de objetivos y acciones a emprender.

 

- Una persona que te va a considerar según lo que puedes llegar a conseguir, y no en lo que has conseguido.

 

- No centrarte en el ¿Por qué?, sino en el ¿Por qué no?

 

- Un feedback o información de retorno de lo que no eres capaz de ver o percibir.

 

- Animo, aliento y alegría en tu proceso.

Coaching No Es Terapia

El coaching no debe confundirse con la terapia. Cada uno cumple su función, y ninguno es mejor ni peor. Sólo parten de principios distintos. En terapia, las personas con las que se trabaja son pacientes. En coaching, son clientes.

En terapia se suele partir de la premisa de que la persona o está enferma o tiene un problema que solucionar. En coaching se parte de la firme creencia de que la persona está sana, en plenitud (aunque no sea consciente de ello) y con múltiples recursos. Nuestra misión es favorecer que la persona saque a la luz todo el potencial que lleva dentro, para alcanzar su objetivo. Es una orientación hacia la acción y hacia el futuro deseado.

En terapia se aconsejan y prescriben los pasos a dar, y se indican los caminos que el paciente debe hollar, a veces incluso en contra de la voluntad del mismo. En coaching, es la propia persona la que marca su rumbo, y el coach lo que hace con sus preguntas y su actitud de acompañar es facilitar el alumbrar ese rumbo. Y es la propia persona la que va probando, la que decide por ella misma y la que va modificando ese rumbo o esas acciones si no se obtienen los resultados esperados.

Y en definitiva, en terapia la pregunta que se suele hacer más frecuentemente es ¿Por qué?. En coaching hacemos otra pregunta que define nuestra filosofía: ¿Por qué no?

Para que un proceso de coaching tenga éxito, es imprescindible que la persona que esté viviendo dicho proceso...

 

- Tenga un firme compromiso consigo misma de querer cambiar. La ilusión y la voluntad de mejora es la clave.

 

- Tenga una actitud humilde en el aspecto de estar dispuesto a aprender, a abrirse y a cuestionarse cosas.

 

- Que realice un esfuerzo de verdad y con continuidad para alcanzar los objetivos que ella misma se marque.

Uno tiene que poner mucho de su parte para alcanzar las cosas que se desean. El coaching es una gran experiencia, pero no es para todo el mundo. Hay ciertas personas a quien no les funcionaría, por ejemplo:

 

- A quien se cree en posesión de la verdad.

 

- A quien piense que él o ella es así y no percibe ninguna opción de cambio.

 

- A quien lo hace para dar lecciones.

 

- A quien no quiere cambiar, y sólo que le escuchen.

 

- A quien ha hecho de la queja un deporte muy practicado.

 

- A quien tiene un universo tan limitado que que cree que sólo existe lo que él ve.

 

- A quien quiere cambiar para perjudicar a alguien o a algo.

 

- A quien se piense que el coaching le va a facilitar salir reforzado en sus posiciones.

 

- A quien no esté dispuesto a ponerse en acción.

 

- Y sobre todo, a quien no tenga un firme deseo de cambiar y a quienes piensan que el coach tiene una varita mágica y le va dar las soluciones hechas e inmediatas, aunque por sus resultados, el coaching al igual que la PNL a veces parece magia.

Básicamente, el coaching te puede ser útil...

 

- Cuando has llegado a un punto donde no sabes bien lo que quieres, aunque puede que sepas perfectamente lo que no quieres.

 

- Cuando estás atravesando un momento de crisis por algún concepto, y debes tomar las riendas.

 

- Cuando tengas claro que quieres cambiar pero no sepas como hacerlo.

 

- Cuando, pese a saber como hacer las cosas, no las haces y no te pones en marcha.

 

- Cuando te has puesto en marcha, has realizado acciones y no has obtenido los resultados esperados.

 

- Cuando crees que ya no tienes más opciones.

 

- Cuando deseas desarrollar una habilidad o competencia.

 

- Cuando deseas limar o suavizar una posible debilidad o característica negativa, o una creencia limitadora.

Tipos De Coaching

1. LIFE COACHING O COACHING PERSONAL

Va dirigido a personas individuales interesadas en mejorar alguna competencia, solventar un problema o dar rumbo a su vida. Es de carácter personal, y es la propia persona la que toma la decisión de acercarse al coach.

Hay dos modelos que son los más frecuentes:

  - Coaching de desempeño: cuando se desea alguna mejora concreta, de alguna habilidad o competencia.
  - Coaching de propósito: Cuando se desea un cambio más profundo o más global, dar dirección o sentido a la vida, o un sentido de misión, o alinear las creencias y valores con nuestra realidad.

En este coaching a veces es interesante el empleo específico de la PNL (Programación Neuro-Lingüística), que se ha llamado la ciencia o el arte de la excelencia personal, y el análisis de la percepción subjetiva. Son unas de las herramientas, junto con la Inteligencia Personal, más poderosas para hacer coaching.

2. COACHING DIRECTIVO O EJECUTIVO

Es la fuente desde la que se ha expandido el coaching. En este caso se aplica al ámbito de la empresa, y es la empresa la que decide buscar y utilizar coaches. Está dirigido a directivos, empresarios y mandos, sobre todo, por dos motivos:

  - La responsabilidad que asumen en la dirección de personas.
  - La inversión que hace la empresa, que suele ser importante y por lo tanto la centra en personas decisorias.

Dentro de este último caso, por tanto, hay que distinguir:

2A. Coaching para el Desarrollo del Liderazgo:

Es el más importante, y un proceso profundo para adaptar a las personas con equipos y responsabilidades a la nueva realidad. ¿O es que para preparar el tipo de líderes que se necesitan para los próximos años siguen sirviendo los procedimientos de mejora del pasado? Como bien dice John Kotter, no se puede dirigir empresas del siglo XXI, con estructuras del siglo XX y directivos del siglo XIX.

Se trata de convertir en líderes a los que son en su mayoría gestores, o aquellos que ejercen el liderazgo desde un paradigma ya superado, que no tienen en cuenta a las personas. Ya que la misión fundamental del líder es dirigir, motivar y potenciar lo mejor que lleven dentro las personas. Líderes que se adapten al cambio, y que basen su liderazgo en:

  - La confianza y la delegación, y no el control.
  - El evaluar a las personas no por lo que han hecho, sino por lo que podrían llegar a hacer.

De lo que se trata es de transformar a los propios directivos en coaches de sus propios equipos, y de poner a las personas en un primer plano. Es un proceso que suele durar varios meses.

2B. Coaching Orientado al Desempeño:

Se suele utilizar en niveles medios de la organización, para facilitar el aprendizaje de tareas nuevas, en como mejorar la gestión o conducir equipos. También se utiliza con directivos o empresarios que quieren mejorar una competencia concreta, como su gestión del tiempo, su comunicación con las personas, su automotivación. En este caso, resulta muy parecido al coaching personal, sólo que aquí está muy extendido aplicar un feedback de 360º: se les pregunta a las personas del entorno del directivo que opinan sobre ese tema en referencia a él.

Hoy el coaching es el único enfoque válido de trabajo para conseguir mejoras sustanciales y cambios que perduren en el directivo, combinándolo si se desea con formación basada en el aprender haciendo. Normalmente, las empresas que invierten su dinero de otro modo, suelen estar tirándolo, pues los cambios no perduran.

Hasta ahora ha habido un dogma en el coaching directivo: es un coaching profesional donde no se entra en lo personal, pues temen confundirlo con terapia. Pero, ante este tipo de recelos, es conveniente preguntarse: ¿Crees que es posible generar cambios duraderos en directivos separando lo profesional de lo personal? ¿Dónde está la frontera? ¿Alguien es capaz de dejar la persona totalmente en la puerta de su empresa y transformarse? ¿Si no me comunico bien, por ejemplo, solo me pasa dentro de la empresa o probablemente también me pase fuera?

Yo dirijo la Escuela de Liderazgo Personal, orientada al mundo empresarial y también al personal a través de cursos abiertos. En este caso hemos prescindido de esta diferenciación aplicando el coaching directivo antropológico, donde combinamos lo personal con lo profesional. Para generar cambios, es preciso entrar en los hábitos sin hacer distinciones, pues están basados en los mismos sistemas de creencias y valores. Si no entramos aquí, ¿Qué cambios vamos a generar?

3. COACHING DEPORTIVO 

Es el originario donde nació el coaching, y hoy en día se sigue utilizando como la herramienta más sofisticada y eficiente en el entrenamiento de deportistas de alto nivel. Desde tenistas a esquiadores, atletas, golfistas, piensa en cualquier figura importante hoy en día. Seguro que tiene a su coach.

LA PNL Y LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN EL COACHING (**)

La PNL, o Programación Neuro-Lingüística, es un enfoque de la psicología aplicada que nació en los 70 en California, de la mano de John Grinder y Richard Bandler, lingüista el uno y matemático e informático el otro, además de terapeuta. Responde a preguntas tales como: ¿Cómo hago lo que hago bien? ¿Cómo podría mejorarlo? ¿Cómo puedo conseguir las habilidades que admiro en otros?

¿Qué Significa Programación Neuro-Lingüística?  

La denominación responde a una triple integración de los tres aspectos que la definen:

  - Programación: Nuestro cerebro funciona con programas como si fueran un software que cada uno de nosotros crea, en función de sus circunstancias, y que generan una percepción del mundo. Estos programas pueden ser actualizados mediante la aplicación de la tecnología adecuada, para que nos sean más útiles y eficientes
  - Neuro: Toda la información que obtienen nuestros 5 sentidos es trasladada a través de las neuronas a los programas después del adecuado proceso de filtrado, que en cada caso siempre es personal y distinto al de otras personas.
  - Lingüística: El lenguaje es la expresión externa de cómo percibimos el mundo. Del análisis de la comunicación y del lenguaje deviene un mejor conocimiento del otro y de mí mismo, pues yo también me comunico conmigo constantemente, de una manera determinada.

A la PNL se la ha llamado la ciencia o el arte de la excelencia personal, y también el análisis de la experiencia subjetiva.

Sobre todo abre puertas con la pregunta ¿Cómo?, ya que analiza como pensamos, como aprendemos, y cómo construimos el mundo, entre otras cosas. Y sobre todo, como conseguimos los resultados que obtenemos y cómo podríamos mejorar esos procesos.

La PNL parte de unas premisas que a nivel personal comparto, y que tienen la misma filosofía que el coaching. Algunos de sus postulados son:

  - El mapa no es el territorio: Cada uno de nosotros tenemos un mapa de la realidad, que no es la realidad, sino una interpretación de la misma.
  - Detrás de cada acto o palabra hay una intención positiva, de cara a uno mismo. Genial en este caso la pregunta ¿para qué digo o hago algo?
  - Es imposible no comunicarse: hasta cuando no quiero comunicarme, comunico que no quiero comunicarme.
  - No existen fracasos, sólo resultados distintos a los esperados.
  - La calidad de mi comunicación se mide en función de la calidad de la respuesta que obtengo.

El caso es que la PNL es una metodología de aprendizaje, basada en la comunicación, que facilita los cambios y la ruptura de limitaciones autoimpuestas. Permite a las personas el conocer como funcionan mentalmente, y como mejorar ese cómo para alcanzar los objetivos que se propongan, a través de múltiples herramientas practicas.

¿Por Qué Hay Personas Excelentes En Su Ocupación y Otras Solo Son Normales?

John Grinder y Richard Bandler analizaron a 3 de los más famosos terapeutas mundiales: Milton Erickson, Virginia Satir y Fritz Perls, y llegaron a la conclusión de que la excelencia de estas personas seguía un patrón o modelo. Y la hipótesis de partida por lo tanto de la PNL fue el modelado. Si modelas a una persona excelente en un aspecto y haces exactamente lo mismo que ella a nivel mental, alcanzarás los mismos resultados que ella.

A lo largo de los años la PNL se ha convertido en una tecnología increíble para el cambio y la liberación de recursos. Es totalmente práctica, y continuamente se aplica la experiencia. Se trata de probar si a uno le es válido, no si es cierto o falso.

Con el tiempo, la PNL se ha ido convirtiendo en una herramienta básica para formadores, responsables de RR HH, comunicadores, líderes, y todos aquellos interesados en su autoconocimiento y evolución personal. Se aplica en áreas de desarrollo, ventas, comunicación, negociación, organización, alineación de creencias y valores, descubrimiento de sentido de misión, etc. Multitud de libros y seminarios de los más vendidos basan gran parte de los mismos en la PNL. A mí, personalmente, ha significado un antes y un después. Y parece que haya sido creada a medida para el coaching.

¿Qué Es La Inteligencia Emocional?

Probablemente hayas oído hablar o conozcas este término. La Inteligencia Emocional no es nada nuevo, pero Daniel Goleman, un mago del marketing y de saber venderse además de profesor de psicología en Harvard y redactor científico del New Cork Times, publicó en los 90 su libero Inteligencia Emocional. Esto puede decirse que marca un antes y un después en la visión que el hombre tiene de sí mismo y de sus capacidades. Hasta ese momento, pocos investigadores habían percibido la enorme importancia para el desarrollo integral del ser humano que tienen las emociones.

El caso es que hasta hace unos años se medía el nivel de inteligencia solo a través del CI (coeficiente intelectual). Si éste era más alto, la persona era más valorada. Pero lo que se descubrió más tarde a partir de múltiples investigaciones es que el CI no era sinónimo de éxito. De hecho, en una sociedad como la nuestra, el control emocional, la empatía y el manejo de las relaciones sociales son fundamentales, hablándose a partir de entonces también de CE (coeficiente emocional).

Hasta tal punto, que según Goleman estas cualidades son responsables en un 80% del éxito afectivo, social y laboral de una persona, en tanto que al CI sólo le correspondería un 20% (yo diría que incluso menos).

Y aquí se englobaría el típico caso de una persona muy inteligente, que no ha triunfado en su vida, y otros que nos lo parecen menos, y su vida es un éxito (a todos los niveles). ¿Te suena algún caso de estos?

La definición de la Inteligencia Emocional más o menos podríamos dejarla así: Sentir, entender, controlar y modificar estados anímicos propios y también ajenos -sin manipular. Esto es como todo, quien quiera usarlo mal, lo hará.

¿Y Cuáles Son Sus Habilidades Prácticas?

5 son las básicas, clasificadas de dos maneras:

 

1. Las internas o inteligencia intrapersonal, y que se refieren al autoconocimiento.

 

2. Las externas, de relaciones entre las personas.

Las que se refieren al autoconocimiento son 3:

  a. Autoconciencia: capacidad de saber que está pasando dentro de uno y qué sentimos.
  b. Control emocional: Saber regular la manifestación de una emoción y/o modificar un estado anímico y su exteriorización, cuando este estado sea limitante. Por ejemplo, perder la paciencia o tener un ataque de ira.
  c. La capacidad de motivarse a uno mismo sin depender de otros, y saber motivar a los demás.

En cuanto a las externas o de relación, nos encontramos dos básicas:

  a. La empatía: entender que están sintiendo otras personas, y saber percibir desde su punto de vista.
  b. Las habilidades sociales: Aquellas que se orientan al:
    - Liderazgo.
    - La eficacia y organización personal.
    - La capacidad de persuasión.
    - El trabajar en equipo.
    - Saber negociar y resolver conflictos.

Al final, de lo que se trata es de no pagar el coste del éxito con nuestra propia calidad de vida o con nuestra satisfacción personal -que es lo que hemos hecho y seguimos haciendo muy a menudo. Pagamos un precio muy alto. ¿Cuánto estás pagando tú hoy?

Casi todos concebimos que tener éxito implica un equilibrio en nuestra realización personal, tomando en cuenta áreas de nuestra vida como salud, trabajo, familia, sociedad, afecto...

En definitiva, una vida equilibrada que no se puede alcanzar sin un buen grado de Inteligencia Emocional, y que sí podríamos definir como exitosa. ¿En qué medida eres inteligente emocionalmente? ¿Cómo está afectando esto a tu vida?

EL SISTEMA DE COACHING DE 5X15 DE COACHVILLE (***)

Después de 20 años de investigación, CoachVille ha desarrollado una manera abierta y muy puntual de hacer coaching con todo tipo de clientes con una variedad de necesidades. Lo llamamos El Sistema de Coaching de 5 x 15 de CoachVille y consiste en 5 elementos interrelacionados: Las 15 Competencias Del Coaching, Los 15 Clarificadores, Los 15 Productos, Los 15 Marcos, Los 15 Puntos de Estilo. Este sistema, y su adaptación al estilo personal del coach, tienen como resultado un nivel de coaching superior.

Es igualmente importante decir que con este sistema el tiempo de aprendizaje requerido para aprender el coaching se ha reducido en un 90%. Lo que llevaba años para aprender y utilizar de manera eficaz, ahora se puede hacer en menos tiempo. A modo de ejemplo mostramos lo que sería el programa del método.

Las 15 Competencias

Un buen conocimiento de estas 15 Competencias es crucial. Son el motor del coaching y ocupan el 90% de nuestro tiempo durante una sesión de coaching.

  01. Generar conversaciones provocadoras. Las sesiones de Coaching son por lo general cortas. Al escuchar lo que el cliente dice y lo que no dice, al cuestionarte lo que escuchas, al hacer las preguntas adecuadas, buscando claridad, y al compartir con el cliente lo que sabes y como te sientes, una conversación provocadora puede ocurrir en minutos en vez de en meses.
  02. Revelar el cliente a sí mismo. Cuanto mejor se conoce uno a si mismo, mejores decisiones puede tomar. Parte de lo que los Coaches hacen con sus clientes es ayudarles a descubrir sus dones, talentos, deseos, valores, necesidades y sueños, así como ayudarles a entender que es lo que les motiva e inspira. ¿El resultado? Un cliente bien informado, que avanza rápidamente por el camino del auto-descubrimiento.
  03. Sacar grandeza. ¿Quién sino el Coach que se ha entrenado para hacer esto diestramente, todos los días del año? Y, aunque es verdad que pocos clientes vienen a un coach pidiendo específicamente que saquemos a la superficie y desarrollemos su grandeza, esto es lo que hacemos de forma natural cuando le pedimos al cliente que piense y actúe a lo grande, y cuando constantemente le pedimos que suba el listón y sus estándares.
  04. Disfrutar inmensamente del cliente. ¿Por qué es disfrutar con el cliente una aptitud? Muy sencillo. Porque cuando disfrutas con un cliente en su totalidad (en los momentos buenos y en los malos), se desarrolla un alto grado de confianza de forma natural. ¿Y cuál es el beneficio? Los clientes corren más riesgos y avanzan más rápidamente porque saben que tu estás completamente presente para ellos.. Cuando la relación entre el coach y el cliente llega a este punto, el coaching es cooperativo y fácil, no pesado.
  05. Ampliar los esfuerzos del cliente. Una de las razones por las que los clientes contratan a un coach es para que les ayuden a hacer más en menos tiempo, más de lo que harían ellos solos. Así pues, el Coach actúa como catalizador y acelerador. Al ayudar al cliente a hacer más de lo que han hecho previamente o de lo que se creen capaces de hacer, aparece un importante valor añadido.
  06. Navegar vía curiosidad. El coach que es curioso por naturaleza puede dejarse guiar por esa curiosidad. Al fin y al cabo, los coaches estamos en el mundo del descubrimiento y ¿cómo puedes ayudar al cliente a encontrar nuevas y mejores formas de hacer las cosas, si no eres curioso? Y el verdadero beneficio de la curiosidad es que ambos, el coach y el cliente, aprendan.
  07. Reconocer la perfección en cada situación. Una forma de ver la vida es creer que todo lo que sucede, sucede por una razón perfecta, incluso si no podemos ver o saber cual es esa razón durante nuestra vida. De lo que se trata aquí es de buscar y encontrar como un suceso, problema, situación o característica es perfecta, aún cuando claramente no lo es. Buscando comprender y reconocer la perfección primero, (en vez de ofrecer consejos, técnicas y soluciones de forma automática como cuando te dan con el martillo en la rodilla y la pierna se levanta) es lo que el Coach hace de forma natural.
  08. Poner rumbo a lo más importante. Dependiendo del día, de la hora o incluso del minuto, lo que es más importante para el cliente cambiará. Es la naturaleza de los individuos que se encuentran en una fase de rápido crecimiento en sus vidas. El Coach es a la vez, rápido para identificar esta diana móvil y lo suficientemente flexible para ajustar el coaching para ser efectivo en este nuevo camino.
  09. Comunicar claramente. Esto tendría que ser obvio, ¿sí? Después de todo, cuanto más clara sea la comunicación, menos se interpone en el camino de un gran coaching. Una vez dicho esto, la mayoría de nosotros tenemos cosillas en nuestro estilo de comunicación que frenan la super-conductiva naturaleza del proceso de coaching. Los Coaches trabajan en limpiar esas cosillas que impiden un coaching efectivo. ¿Qué tipo de cosas? Todo tipo, desde prejuicios, juicios, necesidades insatisfechas, deberías, podrías, discursitos, agendas, arrogancia y miedos. Todo ello se puede eliminar.
  10. Contar lo que percibes. Los clientes confían en nuestras observaciones, intuición e incluso en nuestras pistas para ayudarles a avanzar en la vida. Así que cuanto más a menudo y más fácilmente un coach pueda compartir lo que ve, siente y escucha, añade mayor valor  para ese cliente. A menudo, las indicaciones más pequeñas y sutiles son las que pueden actuar como poderosas guías y catalizadores en la vida o en el negocio del cliente.
  11. Ser el hincha del cliente. Cuanto más a menudo, y más profundamente, el coach se convierte en un hincha del cliente a todos los niveles (incluyendo sus acciones, progreso, sueños, características, compromisos, dones y cualidades), más apoyado se sentirá el cliente y mayores serán sus probabilidades de tener éxito. Para el coach, simplemente respaldar no es suficiente, hay otro nivel mucho más elevado de apoyo que se genera cuando el coach opera a nivel de hincha. 
  12. Explorar nuevos territorios. El Coach amplía la forma de pensar del cliente tejiendo nuevos conceptos, principios y distinciones durante la sesión de coaching, y también invita  al cliente a experimentar con nuevos modelos, formas de hacer las cosas, e incluso identificar nuevas metas o resultados. Los clientes normalmente no piden esto al coach, pero estas son formas clave de crear valor para el cliente.
  13. Saborear la verdad. Puede sonar obvio, pero es más profundo de lo que parece. Después de todo, la verdad está a un nivel por encima de la simple honestidad,  siempre hay una verdad sobre una situación, una persona o evento, que cuando se descubre y se articula, puede transformar la vida o el negocio de una persona. Los Coaches han llegado al punto de disfrutar y orientarse entorno a la verdad como una fuente de alegría y de guía. 
  14. Diseñar un entorno favorable. El éxito, por no mencionar la evolución personal, puede ser sostenible cuando existen entornos y estructuras de seguridad que lo apoyan. Después de todo, ¿quién quiere depender de la fortaleza o de la voluntad para hacer cosas o para desarrollarse a sí mismo? El Coach  se entrena especialmente para ayudar al cliente a diseñar e instalar estos entornos.
  15. Respetar a la humanidad del Cliente. Todos tenemos límites, tanto internos como externos, y a pesar de que en el coaching se trata de maximizar el potencial y las oportunidades, todos somos humanos y el Coach lo respeta. El éxito sin estrés es lo que todos perseguimos y reconociendo límites y respetando los distintos caminos al logro, el cliente es individual y universalmente respetado.

Los 15 Clarificadores

Para saber cual de las 15 Competencias debe usar el coach en un momento dado, necesita entender y ordenar lo que está escuchando. Los 15 Clarificadores clarifican el fundamento de lo que expresa el Cliente y guían el coach hacia lo más importante. Cuando está claro, el coach escoge naturalmente la habilidad más indicada.

 

01. ¿Urgente o importante?

 

02. ¿Atender o evitar?

 

03. ¿Hecho o Interpretación?

 

04. ¿Aceptar o resistir?

 

05. ¿Referencia interna o Externa?  

 

06. ¿Deseo o Necesidad?

 

07. ¿Oportunidad o Posibilidad?  

 

08. ¿Fuente o Síntoma?  

 

09. ¿Abriendo o Compartiendo?  

 

10. ¿Respuesta o Reacción?  

 

11. ¿Crear o Eliminar? 

 

12. ¿Problema o Preocupación? 

 

13. ¿Presente o Pasado? 

 

14. ¿Aceptación o Resistencia? 

 

15. ¿Dirigiéndose a o Huyendo de?

Los 15 Productos

Los productos son lo que el coach transmite al cliente. Son distintos de lo que llamamos resultados, o lo que el cliente puede obtener  como efecto de los productos transmitidos.

 

01. Una perspectiva nueva

 

02. La validación

 

03. Un mensaje

 

04. Energía

 

05. Una solución

 

06. Un plan de acción

 

07. Estructura

 

08. Un recurso

 

09. Opciones

 

10. El cuidar

 

11. Formación/Aprendizaje

 

12. Un consejo

 

13. Estrategias

 

14. Feedback (retro-alimentación)

 

15. Desafío

Los 15 Marcos

Los marcos son las perspectivas de donde provienen los pensamientos, las percepciones, la conducta y actitudes del coach y del Cliente.  Los marcos abren el  pensamiento y pueden acelerar el progreso y disminuir el esfuerzo requerido del Cliente. Cuando su marco se agranda, las barreras al éxito son reducidas y el progreso acelera.

 

01. Todo se puede solucionar... o no.

 

02. Siempre se puede disminuir el  riesgo.

 

03. Hay una manera mejor de hacer las cosas.

 

04. El éxito es un efecto.

 

05. Las emociones nos enseñan.

 

06. Retrasar tiene un costo

 

07. La intuición es una forma  elevada de la inteligencia.

 

08. La respuesta está en alguna parte.

 

09. La confianza en uno mismo se construye.

 

10. Las ideas y genes evolucionan a velocidades diferentes.

 

11. El trabajo se debe disfrutar

 

12. Los problemas son oportunidades inmediatas.

 

13. La gente hace lo mejor que puede... aunque claramente no sea aparente.

 

14. La conciencia une.

 

15. La vida no es nada personal.

Los 15 Puntos De Estilo

La manera de relacionarse  con el cliente puede acelerar o frenar el proceso del coaching. Hemos identificado 15 aspectos de la comunicación que llamamos los Puntos de Estilo. Cada uno de estos puntos puede ayudar a aumentar la efectividad y la eficacia del coaching.

 

01. Percibir correctamente lo que el Cliente expresa.

 

02. Responder claramente

 

03. Tomar en serio las preocupaciones del Cliente.

 

04. Articular de manera simple.

 

05. Ser ligero y neutro.

 

06. Colaborar

 

07. Saber recibir y transmitir simultáneamente.

 

08. Comunicar plenamente

 

09. Mantener el ritmo

 

10. Saber escuchar entre líneas.

 

11. Utilizar palabras fácilmente entendibles

 

12. Estar seguro de sí mismo.

 

13. Estar centrado en el Cliente.

 

14. Sentirse cómodo con los problemas.

15. Estar con el cliente.

COACHING Y EL ARTE DEL MANAGEMENT

El manager es visto como un capitán de equipo, padre, comandante, modelo, fuente de sabiduría, guía, instructor, facilitador, iniciador, mediador, navegante, piloto de barco, y todo lo demás, mezcla de enfermera y Atila el Conquistador.

Pedimos que vean al manager como a un coach, como al creador de una cultura para el management efectivo, lo que a su vez genera el contexto para el buen coaching. Ver al manager como coach y como creador de una cultura para el coaching es un nuevo paradigma para el management.

Por paradigma entendemos una serie de presunciones, verdades cotidianas y sabiduría convencional acerca de la gente y el trabajo en las organizaciones. El paradigma prevalente tiene que ver con el control, el orden y la obediencia, lo que tiene como consecuencia que la gente sea convertida en objetos, medida y usada. El coaching en cambio, apunta a descubrir acciones que le dan poder a la gente para contribuir más plena y productivamente, con menor alineación que la que implica el modelo de control.

El management efectivo continúa siendo esencialmente un arte -el arte de lograr que las cosas sean hechas por medio de las personas. El resultado del trabajo depende de la calidad de la comunicación (hablar y escuchar) entre el manager y su gente. La efectividad del manager surge del nivel de asociación que se crea entre él y las personas con quienes, a través de quienes y por quienes es hecho el trabajo y se generan los resultados. Los managers efectivos son hábiles para generar un clima organizacional que le dé poder a su gente y un contexto que le posibilita a la gente el logro de los resultados y logros deseados.

Se trata de cambiar desde un paradigma preocupado por la autoridad jerárquica, el orden y el control (además de una motivación basada en la inseguridad) a uno basado en la asociación para el logro de resultados y el compromiso de colaborar en lograr nuevas posibilidades más que en mantener viejas estructuras. Estamos pegados a un modelo que intenta controlar y, más concretamente, especificar la conducta de los empleados para mejorar la efectividad, productividad y competitividad. Lo que falta son personas comprometidas a lograr excelentes resultados y con poder para hacerlo, y ese es el objetivo del coaching.

El coaching captura estos rasgos esenciales de un modo que le permite a la gente cambiar el paradigma de control/orden/prescripción por otro diseñado para reconocer y darle poder a las personas en acción. Crea un nuevo contexto para el management, uno que promueve la genuina asociación entre managers y empleados de modo que ambos puedan lograr más de lo que hasta el momento habían imaginado desde la perspectiva de nuestra cultura de management tradicional.

El coaching se presenta como una conversación que crea esa nueva cultura, no como una técnica dentro de la vieja cultura. Se produce dentro de un tipo particular de relación nueva entre el manager y sus empleados.

IMAGENES

01: Don Shula y los Dolphins de Miami.

 

PRINCIPAL  |  SOBRE ESPINOSO  |  CASAS RURALES  |  POSADA DEL AMANECER  |  ACTIVIDADES  |  EBIBLIOTECA

                                                                       

© Espinoso Rural - (0034) 987 695 439 - Posada del Amanecer. Las Eras s/n. 24414 Espinoso de Compludo (Ponferrada-León/España)