La Sabiduría de los Cuentos.

CUENTOS

 

La enseñanza a través de historias y leyendas ha sido un método muy empleado por las tradiciones orales de todos los tiempos. Desde las parábolas bíblicas o las fábulas morales hasta los cuentos de contenido simbólico, fueran infantiles o de sabiduría, han guardado entre sus líneas velados  arquetipos y verdades universales.

 

Algo que ver con ese lenguaje mitológico y preconceptual, anterior a todo pensamiento abstracto, que mediante analogías y metáforas nos mostraban contenidos, procesos y vivencias internas. Como espejos, han sido capaces de reflejar nuestro mundo anímico desde una perspectiva nueva, otorgándonos la distancia cómoda desde donde poder mirarnos sin autocomplacencia.

 

Su plasticidad visual y su sutileza simbólica han hecho que puedan ser fácilmente grabados por nuestra memoria sin agresividad y, por tanto, han pasado sin apenas resistencia los mecanismos psicológicos de autoprotección y defensa que nos impiden en gran medida aprender y asimilar cosas nuevas.

El Vuelo de Renovación del ÁGUILA

El águila es una de las aves de mayor longevidad. Llega a vivir cerca de 70 años. Pero para llegar a esa edad, hacia la mitad de su vida tiene que tomar una seria y difícil decisión. A los 40 años, sus uñas se vuelen ya tan largas que no pueden sujetar las presas de las cuales se alimenta. El pico alargado y en punta, se curva demasiado y tampoco le sirve. Comprimiendo contra el pecho están las alas, envejecidas y pesadas debido al tamaño de sus plumas y, para este momento, volar se convierte en algo muy difícil.     (>>)

El ANILLO del Maestro

Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más? El maestro sin mirarlo, le dijo: Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi problema. Quizás después, si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este problema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.     (>>)

El BAMBÚ JAPONÉS

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante. También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impaciente frente a la semilla sembrada, halándola con el riesgo de echarla a perder, o gritándole con todas sus fuerzas: ¿Crece, maldita seas! Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes.     (>>)

Buscando el CAMINO PERDIDO

Salimos al mundo a la búsqueda de nuestros sueños e ideales, pese a saber que a menudo imaginamos en lugares remotos lo que en realidad está al alcance de nuestras manos. Cuando descubrimos el error, nos damos cuenta del largo tiempo que perdimos buscando tan lejos aquello que teníamos tan cerca. Nos dejamos entonces atormentar por el sentimiento de culpa, por los paso errados, la vana búsqueda y el dolor que causamos.     (>>)

Vivir COMO LAS FLORES

El discípulo llevaba algún tiempo sumido en un conflicto moral, debatiéndose interiormente sobre el sentido ético de lo bueno y de lo malo. A medida que su fe y vocación se definían, se aferraba sin embargo a un dogmatismo cada vez más intransigente, donde nada ni nadie quedaba librado de su crítica. Maestro, comentaba el discípulo, ¿qué debo hacer para no quedarme tan molesto? Siento odio por aquellas personas que son mentirosas y sufro con aquellas otras que calumnian.     (>>)

El DIAMANTE del Rey

Hubo una vez un rey que dijo a los sabios de la corte: Me estoy fabricando un precioso anillo. He conseguido uno de los mejores diamantes posibles. Quiero guardar oculto dentro del anillo algún mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación total, y que ayude a mis herederos y a los herederos de mis herederos, para siempre. Tiene que ser un mensaje pequeño, de manera que quepa debajo del diamante del anillo.     (>>)

El ELEFANTE ENCADENADO

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme criatura hacia despliegue de un tamaño y fuerza descomunal... pero poco después de su actuación el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas clavada a una pequeña estaca fijada en el suelo     (>>)

El ELEFANTE y el Hombre Sabio

Una vez, en una época remota, había una ciudad que estaba habitada solo por ciegos. Entre las leyendas de la comunidad, se hablaba de un extraño animal del que nada sabían ni podían describir. Tan solo conocían de su nombre, el Elefante, y todos los buscadores lo perseguían para descubrirlo. Sucedió un día que un rey y su cortejo acamparon cerca del lugar trayendo entre su comitiva, como animales de carga, unos elefantes.     (>>)

El ESCORPION y el Sabio

Un maestro oriental apostado en la orilla de un río, vio cómo un alacrán se debatía por permanecer a flote en la superficie y no ahogarse. Atendiendo a su requerimiento natural decidió sacarlo del agua, pero nada más hacerlo el alacrán le picó. Por la reacción refleja al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua pereciendo de nuevo entre las aguas. El maestro intentó sacarlo una y otra vez, y una y otra vez el alacrán intentó picarlo.     (>>)

El Gran Maestro y el GUARDIÁN

El gran maestro y el guardián dividían la admiración de toda la comunidad. Un día el guardián murió y fue preciso sustituirlo. El gran maestro reunió entonces a todos los discípulos para escoger quién tendría el honor de trabajar a su lado. Voy a platearles un problema, les dijo, y aquel que lo resuelva primero será el nuevo guardián de la zawiya. Terminado su corto discurso, colocó un taburete en medio de la sala. Encima había un florero de finísima porcelana de gran valor, con una hermosa rosa roja en su interior.     (>>)

El JARDÍN de la Vida

Había una vez, en algún lugar que podría ser cualquier lugar y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos. Todo era alegría en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste. el pobre tenía un problema: no sabía quién ni qué era. Lo que le faltaba era concentración, le decía el manzano: Si realmente lo intentas, podrás tener sabrosas manzanas. ¿Ves qué fácil es?     (>>)

Los Monjes y la MUJER HERMOSA

Dos monjes salen del monasterio al amanecer. Uno es un novicio muy joven y el otro es ya adulto, más sabio y responsable. Caminan en silencio. Cuando llegan a la orilla de un río caudaloso encuentran a una hermosa joven consternada porque no sabe por dónde vadearlo para llegar a la otra orilla. Mira a los monjes desconcertada y el monje joven baja la cabeza deslumbrado por su belleza. El monje adulto, conmovido, se inclina ante ella y la coge en sus brazos para cruzarla a la otra orilla.     (>>)

El NAUFRAGO en la Isla Desierta

El único sobreviviente de un naufragio llegó tras duras jornadas de abatimiento en la mar, deshidratado y hambriento, a una isla deshabitada. Despertó exhausto en la playa, gracias a que se había atado a unos restos de madera con la intención de no ser lanzado por las olas en su semiinconsciencia. Una vez en la isla, y mientras buscaba algo que llevarse a la boca, pedía fervientemente a la Providencia ser rescatado. Y cada día miraba al horizonte en busca de una ayuda que nunca llegaba.     (>>)

Solo QUIERO AIRE

El joven llevaba un tiempo reflexionando sobre el sentido de su vida. Y, para su desconcierto, barajaba múltiples posibilidades sin que destacase ninguna. Un día se decidió por ir a ver a un reputado y sabio maestro y pedirle consejo: Señor; ¿qué debo hacer para conseguir lo que quiero? le preguntó. El sabio no contestó. El joven después de repetir su pregunta varias veces con el mismo resultado se marchó y volvió al día siguiente con la misma demanda. No obtuvo respuesta y entonces volvió por tercera vez para repetirle la misma pregunta.     (>>)

REFLEJO de la Vida

Había una vez un sabio anciano que pasaba los días sentado junto a un pozo a la entrada de un pueblo. Un día pasó un joven, se acercó y le preguntó lo siguiente: Nunca he venido por estos lugares, cómo son las gentes de esta ciudad? El anciano le respondió con otra pregunta: ¿cómo eran los habitantes de la ciudad de donde vienes? Egoístas y malvados, por eso estoy contento de haber salido de allá.     (>>)

La Historia del SALMÓN

¿Han visto alguna vez a los salmones saltando río arriba? Realizan un viaje contra corriente increíble, que todavía no es demasiado comprendido por los científicos. El salmón nace en el río y permanece en agua dulce mientras es pequeño. Cuando llega su juventud, baja hasta el mar, donde vive y llega a su madurez. Cuando se acerca la época de la reproducción, emprende el camino de vuelta, volviendo exactamente al lugar donde nació.     (>>)

El Anciano SAMURAI

Cerca de Tokio vivía un gran samurai, ya anciano, que se dedicaba a enseñar a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que todavía era capaz de derrotar a cualquier adversario. Cierta tarde, un guerrero conocido por su falta de escrúpulos, apareció por allí. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación. Esperaba a que su adversario hiciera el primer movimiento y, dotado de una inteligencia privilegiada para reparar errores, contraatacaba con velocidad fulminante.     (>>)

Los TRES ÁRBOLES

Había una vez tres árboles en la colina de un bosque. Hablaban acerca de sus sueños y esperanzas. El primero dijo: Algún día seré un cofre de tesoros. Estaré lleno de oro y piedras preciosas. Estaré decorado con labrados artísticos y todos verán mi belleza. el segundo árbol dijo: Algún día seré una poderosa embarcación. Llevaré a los más grandes reyes y reinas a través de los océanos, e iré a todos los rincones del mundo. Todos se sentirán seguros por mi fortaleza, destreza sobres las aguas y mi poderoso casco.     (>>)

TUMBADO al Sol

Es conocida la historia de aquel hombre de paz que estaba tumbado en una playa tomando el sol. Dicen que sucedió en Grecia, pero puede haber sucedido en cualquier otro lugar en el que alguien acierte a abrir los ojos y a saborear la vida con sus infinitos dones. Pasó por allí una persona respetable que censuró su actitud diciendo: ¿No te da vergüenza estarte ahí tumbado tomando el sol, y sin hacer nada útil?     (>>)

Se permite el uso personal de los contenidos mostrados en la web. Se ruega, sin embargo, previa información para publicarlos o difundirlos en otros soportes.
 

 Optimizado para 1280/1024 x 800 pixels   

cuando te encuentres ante un dilema, plantéate si el camino por el que has de optar tiene corazón. si lo tiene, el camino es bueno; si no lo tiene, no sirve (carlos castaneda)

© ESPINOSO RURAL - (34) 987695439 & 699227698

Posada del Amanecer. Las Eras s/n. 24414 ESPINOSO DE COMPLUDO (Ponferrada|León|Spain)

Y la colaboración de TRIODOS BANK, la banca ética, solidaria y alternativa.